Flor de Pascua

Flor de Pascua, la flor de la Navidad

A pocos días de la llegada de la Navidad, ya son muchas las personas que están poniendo a punto la decoración de su hogar para aclimatarla a la llegada de estas fiestas tan especiales del año. Y algo que no puede faltar en nuestra decoración navideña es una de las plantas estrella de esta época del año, que como no podía ser de otra forma es la Flor de Pascua, la flor oficial de la Navidad.

Esta planta, también llamada poisentia, puede llegar incluso a convertirse en un arbusto con una medida de hasta 5 m de altura. Por ello es importante tener en cuenta una serie de cuidados básicos para que nuestra planta estrella sobreviva a las fiestas y que incluso pueda seguir decorando nuestra casa más allá de la Navidad.

Lo ideal es mantener nuestra flor de pascua en una zona exterior donde pueda disfrutar de una gran cantidad de luz pero donde al mismo tiempo pueda disfrutar de un clima estable en el que no hayan altas temperaturas pero tampoco demasiado frío, heladas, lluvias o viento, aunque también podemos mantenerla en el interior de nuestro hogar teniendo en cuenta una serie de cuidados especiales.

Se debe tener en cuenta que, para que la planta sobreviva el mayor tiempo posible, no se la debe someter a un cambio de clima y condiciones extremas. Por tanto, si la compramos e algún tipo de comercio en el exterior, en nuestra casa deberemos mantenerla en las mismas condiciones. Lo mismo ocurre si queremos tenerla en el interior. En este caso debemos comprarla en algún tipo de floristería o comercio en el que haya sido mantenida en el interior para que la planta no acuse el cambio de condiciones climáticas en nuestra casa.

Cuando vayamos a comprar nuestra flor de pascua, debemos fijarnos en que las flores de color amarillo estén abiertas el mínimo número de flores abierta ya que cuanta más flores amarillas tenga abiertas, menor será la esperanza de vida de nuestra flor de pascua. Así mismo, debemos inspeccionar que no existan manchas ni nada por el estilo en sus hojas o en su tallo.

Una vez que la tengamos en casa, si lo que queremos es mantenerlas en el interior, debemos mantenerlas en un lugar en el que pueda darle la luz natural, pero de una forma en la que el sol no incida en nuestra planta de forma directa ya que esto podría hacer que sus hojas y flores se quemaran. Al mismo tiempo, es necesario que las mantengamos alejadas de las corrientes de aire, ya sea aire natural o aire artificial procedentes de las calefacciones o similares.

Debemos mantener un ambiente de unos 22 grados durante el día y en torno a 16 grados durante la noche para el correcto mantenimiento y para aumentar la vida de nuestra planta, no superando en ningún caso los 25 grados de temperatura. El ambiente debe ser húmedo para darle más vida, por lo que no es aconsejable el uso de calefacciones ni de ningún tipo de aires artificiales que secan el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.